Follow by Email

sábado, 18 de julio de 2015

La pianista Martha Argerich ofreció ayer un histórico concierto en la sala La Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner.

La pianista Martha Argerich ofreció ayer un histórico concierto en la sala La Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner, junto con los maestros Eduardo Hubert, Luis Bacalov y la Orquesta Sinfónica Nacional. "Debe ser hermoso para ella saber que su país la quiere tanto", señaló la ministra Parodi.

Con las 1750 localidades gratuitas agotadas del auditorio principal del CCK, el público también pudo seguir el concierto a través de pantallas gigantes de alta definición y sonido de alta fidelidad que se instalaron en La Cúpula del Centro Cultural, en la Sala Argentina y en el exterior del edificio. También se pudo disfrutar en Espacios INCAA y Estaciones Culturales del Plan Nacional Igualdad Cultural de distintas partes del país, y se transmitió en vivo a todo el territorio nacional, a través de la TV Pública, canales públicos provinciales y Radio Nacional Clásica FM 96.7.

Argerich recibió una gran ovación al subir al escenario para interpretar el "Quinteto para piano y cuerdas Op. 44", de Robert Schumann. A continuación, con el maestro Bacalov al piano, se escuchó "El día que me quieras", de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera, y "El choclo", de Ángel Villoldo, en dos aplaudidas interpretaciones.

Bacalov y Hubert integraron un dúo de pianos para ejecutar "Astoreando", de Bacalov. Luego, Hubert interpretó su composición "Fauretango", acompañado por Luis Roggero (violín), Gustavo Massun (viola), Jorge Pérez Tedesco (cello), y, para el final de la primera parte del concierto, Argerich volvió a escena con dos obras de Astor Piazzolla: "Oblivion", a dos pianos con Hubert, y "Tres minutos con la realidad", junto con un quinteto de cuerdas.

Luego del intervalo, la Orquesta Sinfónica Nacional, acompañada por Ramiro Boero en bandoneón y al mando de Bacalov, interpretó su pieza "Il Postino", de la película "El cartero", por la que el compositor recibió el Oscar a la mejor banda sonora en 1996.

Para el gran final, Argerich y Hubert ejecutaron “Porteña”, obra para dos pianos y orquesta compuesta por Bacalov en homenaje a la eximia pianista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario